ELIO ROSSI

Messi y Mascherano quieren lavar su imagen

Ambos estuvieron en el 1-6 de la “Era Maradona” y ahora buscarán revancha en la altura de La Paz. Palpita Elio Rossi.

Por ELIO ROSSI25/3/2013 - Buenos Aires

"Jugar en la altura es inhumano", sentenció Daniel Alberto Passarella. Y no tuvo mejor idea que cortar u ordenar cortar la cara al delantero Julio Cruz para "disimular" el 2 a 1 abajo con que volvió el equipo argentino en aquel abril y simular una herida que jamás le provocaron al futbolista un enfrentamiento en medio de la cancha, al final. 

Un bochorno solo superado por la presencia de Diego Maradona al frente del equipo nacional en las Eliminatorias camino a Sudáfrica, cuando, por todo concepto en táctica y estrategia escribió un cartel que rezaba: A la altura hay que gambetearla y hacerle goles". El lamentable voluntarismo puso en los libros de historia un inolvidable 6 a 1 en contra que incluyó a Messi en el equipo. Y aunque aún nos cueste creerlo, es verdad.

El punto medio del asunto lo pusieron otros dos entrenadores con los cuales le fue muy bien al conjunto argentino en Eliminatorias: Marcelo Bielsa, alias "hago lo mismo aunque me vaya del Mundial en primera ronda", cuyo equipo empató 3 a 3 en La Paz, y José Pekerman, que ganó 2 a 1.

El primero de ellos no mencionó públicamente la cuestión.

El segundo lo resolvió con enorme pragmatismo. Puso en cancha a aquellos jugadores a los cuales observó menos afectados.

Porque la cuestión de la altura, que existe, que afecta, que está presente, suele generar síntomas que impiden jugar a algunos futbolistas, mientras que otros, apenas lo sienten.

Además, está el "factor fútbol", el factor juego, el factor relacionado a las calidades de quienes integran el seleccionado boliviano.

Chile ganó, no pareció afectado por la altura de La Paz. Venció 2 a 0. Ayer nomás, en esta Eliminatoria.

Igual Colombia. Superó a Bolivia 2 a 1.

Lo mismo podría decirse de Perú (empató 1 a 1).

Sí la pasaron mal paraguayos y uruguayos que mordieron el polvo (4 a 1 y 3 a 1, respectivamente).

¿Se parecen los momentos de estos conjuntos argentino y boliviano  que llegan a la confrontación esta semana?

En absoluto.

¿Se parecen las formaciones?

Cuando confirmen Sabella y los suyos el equipo titular, tendremos certeza de que solo Messi y Mascherano repetirán la experiencia.

Ambos tienen ganas de revertir aquella imagen.

¿Se parecen los entrenadores?

Daría la impresión que no.

No solo en las eventuales decisiones tácticas en las que podrían encontrarse algunas similitudes.

En lo que nada tiene que ver Sabella y compañía con la totalidad de sus antecesores, es en el manejo del grupo. En el aprovechamiento de las relaciones que existe entre aquellos que serán titulares en el Mundial.

Sabella ha ungido.

Con su palabra y con sus elecciones.

Ha tomado decisiones y uno va imaginando que, salvo un caso, dos como máximo, repetiremos el equipo de memoria de aquí en más.

No es poco, claro está.

Y además el crecimiento de Messi.

Su exuberancia, su don de mando, la construcción de su liderazgo, son elementos que han aparecido en éste tiempo.

Dejamos escrito aquí aquel Noviembre del 2011 cuando Messi llevó adelante a su equipo para ganar en el "infierno" de Barranquilla, que el "team albiceleste" (con Messi como estandarte definitivo), había tomado una curva.

"He visto el embrión de un campeón del mundo" dije aquí y FOX Sports, poco después de la medianoche.

Por eso, aún respetuoso del rival y de sus necesidades (Bolivia debe ganar sí o sí para aspirar a seguir teniendo un mínimo de chances de llegar al Mundial, por tanto el encuentro con Argentina es una verdadera final para ellos), Argentina ha conseguido a caballo de ganar, gustar y golear a veces, un crédito que había perdido en años de desvarío.

Que salga un gran partido es el deseo de este cronista. 

Deja tu comentario