ELIO ROSSI

Si Argentinos se animaba, lo ganaba…

Plantadito 30 metros más arriba en el segundo tiempo, el Bicho hubiese podido llevarse los 3 puntos. ¿Eligió bien los refuerzos Bianchi? Analiza Elio Rossi.

Por ELIO ROSSI18/3/2013 - Buenos Aires

Normalmente la llegada de un entrenador provoca un sacudón en cualquier plantel del mundo. Aqui y en la China. Solo hay un par de ejemplos en la historia en los cuales llega un nuevo DT y el proceso de desgaste se profundiza. Es lo que parece estarle pasando a Boca para desorientación de propios y extraños. 

Bianchi tiene la una larguísima y extensísima espalda que habrá de preservarlo, mínimo, hasta el próximo campeonato. Habrá pasado para ese entonces, la participación en la Copa Bridgestone Libertadores, en la que amaga con hacer pie a partir de comenzar a ganar. 

Hecho absolutamente raro e inmanejable: Boca pierde en la Bombonera. O, como ocurrió con Argentinos Juniors, apenas pudo empatar. 

Quedó claro para los observadores que de haberse pensado en un terreno un poquito más ofensivo, plantadito 30 metros más arriba en el segundo tiempo, Argentinos hubiese podido llevarse los primeros tres puntos del Final. Pero no lo hizo. 

Se sabe que el nuevo entrenador que acaba de asumir con el viejo discurso de "vengo a salvarlos" (recordemos que Argentinos está afuera de los puestos del descenso) se caracteriza por sus planteos ultra-conservadores. 

De modo que, más allá del "shock espiritual" del supuesto salvador de equipos, tácticamente, era una utopía que Argentinos atacara a Boca. 

Y fue una pena porque Boca, está para el "cachetazo". 

No consigue elaborar una jugada. 

No defiende bien. 

No recupera. Y si recupera, la pierde de inmediato o divide la tenencia del balón abusando de un modo poca veces visto, del pelotazo. 

Uno puede entender el festejo de Silva, en el penal, solo en el marco de una pauperización casi absoluta del juego.

En la mismísima Boca. 

En la Bombonera, donde hasta no hace mucho, los rivales venían a perder por poco. 

No solo le juegan de igual a igual. 

Lo superan. 

Hubo en los 90 minutos una pelota entre líneas y en profundidad "a lo Riquelme”. La puso el Burrito Martinez, porque Román está tratando de tener ritmo mientas desanda el camino. 

¿Qué le pasa a Boca? 

¿Qué le pasa a algunos de sus, otrora, ayer nomás, cotizadísimos futbolistas? 

¿Eligió bien Bianchi cuando decidió por Pérez y Ribair? 

¿Lo hizo con libertad de conciencia o influido por su propio hijo, representante él mismo o a través de socios de facto, de los que llegaron para reforzar la defensa? 

¿Bianchi menospreció el verdadero nivel del plantel? 

¿Creyó que con su sola presencia era suficiente? 

¿Tiene retorno? 

Señores, si Bianchi y este plantel de Boca no tienen retorno, ¿qué queda entonces para el Rojo de Gallego, que vive el momento más límite de su historia? 

Creo que se le debe dar un crédito al entrenador y también al plantel de jugadores.

El asunto es que cada vez que salta al campo nos recuerdan su condición de terrenales.

Y cada vez, se les nota más.

Deja tu comentario