CARLOS DELFINO

La Generación Dorada sigue vigente

Carlos Delfino analiza, en exclusivo, el triunfo ante Brasil, sus sensaciones posteriores al gran clásico sudamericano y lo que viene. Argentina, entre los cuatro mejores del mundo otra vez.

Por CARLOS DELFINO9/8/2012 - Londres
Estamos vivos. Estamos felices. Estamos entre los cuatro mejores del mundo otra vez. (Getty)
Estamos vivos. Estamos felices. Estamos entre los cuatro mejores del mundo otra vez. (Getty)

Y otra vez lo logramos. Estamos entre los mejores 4 equipos del mundo. Parece increíble, pero llevamos 10 años siendo, por lo menos, semifinalistas. Es un orgullo, una alegría, es una sensación imposible de describir en palabras.

Jugamos frente a Brasil el partido que teníamos que jugar. Con toda la entrega, con toda la concentración y con muy buenos momentos de básquetbol. Ganamos el cruce de cuartos nada más y nada menos que frente a Brasil, y todos nos unimos en un festejo impresionante. Como grupo sentimos siempre una gran responsabilidad cuando vestimos la camiseta de la Selección. Disfrutamos, entregamos todo y encima conseguimos los resultados. Estamos felices.

De poco sirve hablar ahora de cuestiones técnicas y estratégicas del juego. Estos partidos hay que vivirlos, sufrirlos y ganarlos. Y hoy lo ganamos nuevamente.

Todos colaboramos con una parte para esta gran campaña. Esto es fruto de un trabajo en equipo. Pasan los años, cambian los jugadores, pero hay una fórmula de trabajo y de funcionamiento que nos sigue dando resultado.

En lo personal, en estos momentos es cuando más pienso en mi esposa, en los mellizos, en mi hija, en mis padres, abuelos, en la operación y en el resto de mi familia y amigos. Los últimos meses para mí fueron muy duros, pero hoy tengo toda la recompensa. Formar parte de este equipo genera sentimientos fantásticos.

Hay que festejar y no parar de festejar por este nuevo logro. Pero ya debemos pensar en el cruce de semifinales frente a Estados Unidos. Nuestra idea es pelear por el Oro. Es muy difícil, pero dentro de la cancha somos cinco contra cinco y todo es posible.

La cena después del partido fue impresionante. Seguimos en la Villa Olímpica y nos iremos de Londres el último día de competencia. Parecía casi imposible antes del arranque del torneo, pero hoy es una realidad.

La Generación Dorada sigue vigente. Estamos vivos. Estamos felices. Estamos entre los cuatro mejores del mundo otra vez.

Deja tu comentario