ALEX FIGUEROA

Estrada: 'Soy campeón y no fue suerte'

El mexicano intentará retener el título que lo costó tanto trabajo ganar, un texto de Alex Figueroa

Por ALEX FIGUEROA22/7/2013 - FOX SPORTS
Juan 'Gallo' Estrada peleará ante Milan Melindo (Tomada de Facebook)
Juan 'Gallo' Estrada peleará ante Milan Melindo (Tomada de Facebook)

Alza las cejas. No le hace gracia lo que escuchó. “Fue casualidad su triunfo”, “fue un día de suerte”, le han dicho, tras coronarse en abril pasado por puntos y, contra el pronóstico, sobre el favorito Brian Vioria. Juan ‘Gallo’ Estrada, monarca mundial Mosca, frota los nudillos: “Que se suban conmigo al ring y verán porqué soy el campeón”.

“Noquear y que a nadie le quede duda, voy a callar a los que no me dan crédito”, suelta el campeón mexicano (24-2; 18 KO’s), que este 27 de julio expone el título de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) y AMB ante el ascendente e invicto filipino Milan Melindo (29-0; 12 KO’s), en Macao, China.

El sol no ha salido y Estrada ya está en la carretera. Las gotas de sudor lo acompañan.

Escucha su corazón latir. Su mente es un remolino de ideas:

Repasa la táctica para el día del combate.

Memoriza la rutina del día.

Piensa en su familia: "Esto es por ellos, por mí, por mi equipo".

Recuerda el video de Melindo. El filipino será duro. 

“Yo soy el campeón, y no fue casualidad llegar hasta acá”, dispara.

En contra... y a favor

“¡Vamos, campeón! Pártele su ma… a ese filipino, ¡Puro Sonora, compa!”, escribe un fan en el muro de una página que sus paisanos le dedicaron al ‘Gallo’. Muchos de sus aficionados crecieron con él, fueron a la misma escuela, jugaron juntos... otros nuevos seguidores se sumaron apenas se coronó.

¿Darse golpes con otro? No cualquiera se mete al boxeo,  le digo. “Hay que estar un poco loco, ja, ja”, suelta. “Esto se trae en la sangre. Yo sólo miraba desde muy chico. Un día probé y me gustó”, comenta Juan, quien pasó su adolescencia en torneos regionales y nacionales.

“Cuando escucho que dicen que soy nuevo, que no merezco el título, o que fue casualidad cuando gané, digo ‘hey, miren lo que hay detrás de mí: hay años de trabajo propio y de mi equipo’… y molesta”.

Incluso, varios de sus vecinos, los que lo han visto crecer, no creían que se coronaría. Menos ante Viloria. “No daban nada por mí y eso me motivó. Recuerdo que un ‘compa’ de acá (Puerto Peñasco, Sonora) me dijo, ‘oye, yo sí aposté por ti, yo confié en ti y no me fallaste!’… y se siente bien, pero no me dio nada de la plata que ganó, ja, ja, ja”.

“Por eso debo ganar (a Melindo). Y verán que acá hay un campeón sólido, quiero ser como Juan Manuel Márquez, como JC Chávez o Manny Pacquiao... no voy a dejar tan fácil el título que me costó tanto”.

“Si me dicen que peleo en Macao o dónde me digan, que se arreglen con mi representante, y allá voy. Soy el campeón y lo demostraré”, puntualiza Juan, quien se cuida de los rivales, y de los nuevos 'amigos y 'familiares' que le salieron con la faja mundial: "Je, uno sabe quién ha estado acá desde el principio, y a los oportunistas se les hace de lado" .

Tiene 23 años. Se quiere comer al mundo. De una mordida, si se puede. Y ya, que la vida es corta.

Melindo aquí. Melindo allá. Melindo hasta en la sopa. No se lo quita de la mente. Pule la táctica: acosarlo, golpear al cuerpo, no darle respiro, aprovechar la técnica, salir a velocidad en su ataque, contraatacar, mermarlo, y ahí, explotar la potencia de sus puños. 

“Quiero un triunfo contundente, noquear para que a nadie le quede duda, es una nueva plaza, me sentí bien, y debo aprovechar para hacer nombre y abrir camino para otros mexicanos”.

Puños arriba...

Estrada, orgullo de Sonora, no elude a ser punta de lanza en un nuevo territorio boxístico. En Macao se coronó. Se siente con suerte. Por eso aceptó volver y defender el cetro.

Le digo que, con el título en las manos, ya cobrará bien, como todo un campeón. Él ríe. Luego suspira.

“Ya sabes cómo es esto: empiezas con muy poco y después comienza a mejorar, por eso debo aprovechar el título. No lo gané para perderlo enseguida”.

Además de la plata y callar a sus detractores, ‘El Gallo’ Estrada tiene otra factura por cobrar. ¡Te hablan, Román González!

“Ahora sí, no podrá darle la vuelta. De campeón a campeón, será una pelea atractiva”, avisa Estrada. En noviembre de 2011, ‘El Chocolatito’ González venció por puntos al mexicano, por la corona Mosca AMB.

El panorama de Juan luce halagador. De vencer al filipino, quiere el duelo de revancha con el nicaragüense y darle el desquite a Viloria. Ya no va como retador. Ya deben verlo de otra manera. Y cobrará de otra manera. Es el premio por subirse a dar golpes. Así se gana vida.

“Casi un día de viaje”, me dice Juan, al recordar la travesía para llegar a Macao.

Ya no es rey del anonimato.

Ya no lo perderán los taxistas que ‘olieron’ que era turista y lo ‘paseaban’ junto a su equipo para cobrarle más en los traslados en su primera visita.

Ya no sufrirá por la comida y mantener el peso.

Macao lo conoce y él conoce esa ciudad.

Lo van a presentar como campeón en la pletórica arena del Venetian Casino & Resort, y entonces verán diferente a este peleador, profesional desde 2008.

Puños rasgando el aire.

Sombrero de charro.

Música de mariachi y la canción ‘El Rey’ tomará sentido.

Un gusto que refleja su presente: “Yo soy el campeón, y al que dude, que se suba al ring conmigo”.

Deja tu comentario